lunes, 12 de octubre de 2009

Conserva de tomate casera

En casa, la cosecha de tomates suele ser variada y muy abundante. Los caprichos del tiempo hacen impredecible la cantidad y el cuándo van a llegar esos tomates. Cuando llegan lo hacen de golpe y no nos queda más remedio que hacer diferentes conservas con ellos. Elaboramos samfaina, y abundante sofrito. Secamos tomates y hacemos salsa de tomate. Después de todo aún nos quedan tomates para hacer conserva.
Preparamos grandes cantidades de tomate frito. Después lo ponemos en tarros esterilizados y lo cocemos todo al baño maría entre 45 y 60 minutos dependiendo del volumen de los tarros.

Para hacer el tomate frito procedemos así:

Lavamos los tomates, los troceamos y condimentamos con sal. Después toca triturar y colar. En una olla de tamaño suficiente ponemos el tomate triturado y lo cubrimos con una película de aceite de oliva y a cocer. Transcurrido un tiempo prudencial que depende de la variedad de tomate y la cantidad a realizar, la olla empieza a desprender un olor distinto, de crudo a cocido y de cocido a frito. Es entonces cuando le añadimos una cantidad considerable de calabaza cortadas en pedazos. Cocemos entonces el tiempo que necesite la calabaza para fundirse con la tomatada, trituramos, colamos y rectificamos de condimentación. Ya está listo para conservar.

Nota: la calabaza aquí optimiza la cantidad elaborada y afina el sabor de la conserva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

lectores opinan ...